Contact Us

Leave us your message and we will be happy to help!

Déjanos tu mensaje y estaremos felices de ayudarte!

           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Hasta aquí llego

Blog con posts

 

 

 

Hasta aquí llego

Federico Weitzman

Me vi en una foto que me tomaron en septiembre del 2014 y me dije "hasta aquí llego". No me reconocí ni me proyectaba como deseaba. Me hice estudios clínicos y la realidad no la podía esquivar. Todo indicaba que a nivel de salud no tendría un buen futuro si no tomaba en serio la posibilidad de dejar atrás la vida sedentaria que llevaba y cambiar hábitos alimenticios para toda la vida.

Había jugado rugby en forma amateur durante muchísimos años y me mantenía muy activo y haciendo deporte pero ahora lo único que salía bien en ese estudio era mi nombre y apellido. El resto lucía muy mal! El excesivo sobrepeso (más de 66 libras) era una muestra clara que no iba por buen camino y que no tenía siquiera un balance de vida saludable. Años antes había intentado mil dietas solo o guiado, pero no me resultaba. Trabajaba en una posición ejecutiva en una de las compañías más grandes de Panamá de telecomunicaciones (Cable Onda Empresarial-Telecarrier) y el ritmo de trabajo era una de las excusas habituales que encontraba para postergarme y "empezar la dieta la semana siguiente".

Sin embargo, unas palabras sinceras de una colega que me abrió los ojos y desde un lugar de admiración y preocupación me dijo tres verdades respecto a que sería muy positivo que me ocupara más de mi, que no me postergara y sumado a eso la sensación personal que tenía de tocar fondo en cuanto a mi salud, me obligó a tomar decisiones y dar un golpe de timón. No había más opciones ni chances.

¿Dónde voy? ¿A quién pido ayuda? Recurrí entonces a Fanny Cardoze (madre), una excelente nutricionista que había consultado en el pasado y esta vez decidí tomármelo en serio y empecé en un programa con un “reto grupal” que ella estaba organizando el cual incluía un plan de alimentación saludable, actividad física, apoyo grupal, controles periódicos y reuniones de motivación entre otras cosas. Allí descubrí lo importante de tener un grupo de apoyo de gente que estuviera en la misma situación. Yo necesitaba una red de contención y la encontré! En paralelo, en Cable Onda, aproveché un desafío de salud de tres meses que organizaba Recursos Humanos el cual también nos obligaba a hacer actividades físicas en un gimnasio por lo menos cuatro veces por semana y lo aproveché al máximo, más considerando que no me había resultado nada agradable haber quedado seleccionado entre los ejecutivos con mayor problema de obesidad entre 2.200 colaboradores. No era motivo alguno para contentarse, en todo caso me alentó más a cambiar esa situación.

Algo fundamental que me complementó en mi decisión fue el programa de ejercicios y en ese momento aprendí que deben ser innegociable los horarios para caminar y estar haciendo deporte. Al igual que un paciente que está internado y que necesita un medicamento a una hora específica, así decidí que fuese para mí la hora de ejercitarme. No fue fácil pero un día a la vez es posible. 

Tenía presente también que en el pasado mi padre había atravesado por un proceso exactamente igual en el año 81-82 y hasta el día de hoy se mantiene en su peso y con salud. Así que con este antecedente, contaba con su apoyo al igual que el de mi madre y mi familia que está en Buenos Aires. Siempre de algún modo se hacían y siguen estando presentes y pendientes con el tema de mi salud, incluso en el día de hoy.

Iba en buen camino, iba viendo resultados (con algunos momentos de estancamiento) más eso no era todo. He tenido algunos momentos en los que necesitaba mucha más fortaleza e impulso y así fue que por esas cosas que la vida nos tiene preparadas, conocí a diferentes personas sumamente apasionadas con la vida saludable y el deporte. Estas personas se convirtieron rápidamente en un apoyo constante y permanente, estando pendientes, aconsejándome, motivándome, brindándome tips, orientándome y enseñándome cuanto mejor es llevar una vida sana. Hoy estoy agradecido de acceder a una nueva perspectiva para ejercitarme y alimentarme en forma más responsable. 

Pero hubo algo más que fue clave.  Por años y hasta comenzar mi plan de alimentación saludable, yo odiaba las fotos, no me gustaba mucho tomarme fotos personales. Ya por mi trabajo estaba expuesto a muchas entrevistas y fotos para medios, siempre representando a la empresa pero fotos propias no me tomaba ninguna. Tal vez no deseaba verme como realmente estaba.

Conocí sobre Be Healthy de Fotovive y eso me conectó a la idea de lo relevante de ver registrado mi proceso de cambio. El empezar a tomar y verme en fotos me permitió conectarme con momentos, con mis momentos.

El hecho mismo de tener que seleccionar fotos para hacer un álbum, desde el pasado, me hizo conectarme con la historia y poder decir “nunca más”, poder decir “así no”. Me conecté con lo básico, con mi infancia y eso me trajo motivación.

Entendí que el hecho de tener una carpeta de fotos en el celular con 14mil fotos, no es lo mismo a poder tener un álbum. Justo en ese entonces, yo estaba pasando por un momento de estancamiento en mi plan y este proceso con las fotos me conectó nuevamente y me ayudó a motivarme más. 

Hay una foto mía del pasado que se distribuyó a varios continentes del mundo porque fue de una conferencia de prensa importante… cuando yo vi esa foto, me dije: “no quiero nunca más que en el mundo me conozcan así o me vuelvan a ver así”. Yo quiero verme diferente, con una nueva cara dentro de 2 años… una persona que se proyecte diferente aunque la persona sea la misma. Que uno baje de peso te puede llegar a generar algunos cambios, pero que uno cambie de hábitos te puede generar una vida distinta y yo estaba en ese camino. Yo quería ir por ese camino.

Esa es mi historia… Hoy ya no estoy en Cable Onda sino que estoy impulsando proyectos propios y el tema de la imagen sigue siendo muy importante. Estoy volviendo a la fuente: ya no tengo rechazo de tomarme fotos… ya hoy me hice mejor amigo de mi figura a tal punto que lo primero que hice cuando inicié este cambio fue que me compré un espejo.

Con el álbum dije “no hay excusas”, pude ver cómo estaba, cómo estoy HOY y cómo sigo cambiando… Pude repasar los pilares que me han ayudado en el proceso de cambio y que me siguen ayudando. Aun no he llegado a mi peso ideal para luego comenzar la etapa más desafiante, la de mantenerme. El desafío es de un día a la vez. La decisión ya fue tomada años atrás. La implementación no es fácil, se pasan por diferentes momentos y altibajos más esto no es motivo para desistir sino que es la oportunidad para tener disciplina, motivarse y continuar en esto que es una decisión de vida, la de estar saludable.

Todo el esfuerzo pasa por uno. Uno necesita guía y mucho apoyo pero el esfuerzo es completamente personal. 

"¡Vamos bien, vamos por más!"