Contact Us

Leave us your message and we will be happy to help!

Déjanos tu mensaje y estaremos felices de ayudarte!

           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Historias secretas de una mamá en lactancia

Blog con posts

 

 

 

Historias secretas de una mamá en lactancia

Carla Seijas @madreonfire @coachingdelactancia

Cuando somos mamás por primera vez, muchas veces los miedos y la desinformación nos hacen dudar del mejor camino para llevar a nuestros bebés. Terminamos actuando en base a la poca información que tenemos o en base a lo que nos dicen las personas que tenemos cerca según su propia experiencia.

Cuando tuve a mi primer hijo, no tenía conocimientos sobre lactancia y desde el principio inicié con una alimentación mixta, lo que resultó en que antes de los 3 meses dejé de darle pecho. Imagínense ahora después de tantos años, soy coach de lactancia materna!

Con mi segundo hijo (15 años más tarde!) me preparé y leí mucho sobre el tema, estaba decidida a dar leche materna a mi bebé. Mi corazón deseaba que fuese por el mayor tiempo posible pero la verdad que mi mente me decía que máximo lograría 6 meses si acaso.

¿Quieres saber si lo logré? Bueno, en principio, la cesarea no salió como esperaba, pero al fin luego de 6 horas tuve a mi bebé en mis brazos y se enganchó de inmediato: ¡primera prueba superada! Desde allí, tratamos de vivir un día a la vez.

En esos primeros meses conocí lo que duelen los pezones rotos y las perlas de leche. Pero ¿saben qué? fueron meses exitosos porque cada vez que iba al pediatra el bebé salía perfecto de peso y talla, lo que me animaba a seguir adelante. Yo pensaba "Bueno, vamos bien, tratemos un mes más" y así llegamos a los 6 meses... Me sentí feliz y orgullosa, pero ya estaba cansada porque el bebé seguía levantándose en las noches y dije “bueno... ya llegamos a los seis meses así que el bebé ya va a comer y dormir más”, pues eso no ocurrió. Decidimos mi esposo y yo modificar el entorno para mejorar la situación y compramos una cama tamaño King. La cama nos ayudó porque antes el bebé dormía en una cunita al lado de nuestra cama, y debía pararme sacarlo y volverlo a meter. Entonces me permití disfrutar de las bondades del colecho y descansé mucho más.

Mi hijo durmió por primera vez corrido a los 18 meses y poco a poco fue durmiendo mejor... No les niego que estuve tentada a dejar de darle pecho por el cansancio, pero a los dos años ya dormía toda la noche así que continuamos con la teta. Ya la pedía solo para dormir y si tenía un malestar.

Mamá amamantando

Ver esta foto me muestra que sí es posible lograr lo que anhelamos. Cuando le cuento a las mamás que asesoro que amamanté 3 años me ven con cara de loca! Y creo que yo hacía lo mismo cuando me hablaban de lactancia prolongada, hace unos años atrás, la verdad me parecía imposible...

Nunca pensé que podría amamantar por más de 6 meses

Cuando llegamos a los 3 años, conversamos con él sobre dejar la tetica y aceptó. Tuvo sus días de "recaída" en los que se puso un poco sensible durante unas semanas. Yo hablé mucho con él y le agradecí haberme permitido disfrutar este proceso tan hermoso. Le cantamos una canción de “bye bye a la tetica” y con mucho amor nos despedimos de nuestros tres bellos años de lactancia materna.

Hoy día me pregunto si lo volvería a hacer y la respuesta es sí...mil veces.

Gracias a esta experiencia hoy soy consejera de lactancia y he ayudado a muchas mamás a lograr una lactancia feliz y continua. Debo agradecer a mi familia por apoyarme y a mi esposo por ser parte importante o más bien, vital en este proceso.

Escribir mi historia de mamá y mi experiencia con la lactancia me ayuda a revivir esos momentos y valorar más todo lo que he logrado y aprendido. Sea cuál sea tu propio camino, lo importante es que sepas y tengas la confianza de que día a día puedes lograr lo que te propongas.

Carla Seijas